Proceso cerrado

En un proceso cerrado, un proyecto se divide en etapas o fases más pequeñas, cada una delimitada por una compuerta. En cada una de estas compuertas, los responsables de la toma de decisiones del proyecto se reúnen para revisar el proyecto y decidir, según los criterios específicos y la información disponible en el momento, si continuar, detenerlo, retenerlo, reciclarlo o modificarlo.

Un proyecto clásico de tres fases incluiría (1) Detección de especificaciones, (2) Desarrollo / creación de prototipos y (3) Pruebas / validación. A cada una de estas compuertas corresponde uno o varios entregables.

El proceso cerrado se usa a menudo en proyectos de desarrollo de nuevos productos (NPD) donde proporcionan una estructura y permiten la terminación temprana de proyectos de bajo valor.

Vea también: Stage-Gate® , desarrollo de nuevos productos | Artículos relacionados: Stage-Gate Agility.

« Volver al índice